viernes, 29 de julio de 2011

El amante de otro mundo

Possession

Antes que todo, hay que decir que Andrzej Żuławski es un enfermo, ver una película suya es ver la locura de los hombres en primer plano, y dentro de la violencia y el caos se siente como pez en el agua.


Su segundo largometraje, "Diabel", ha sido censurado casi 20 años en su Polonia natal, hecho que lo obligó a emigrar a Francia.


Luego de realizar varios films que retratan relaciones amorosas tortuosas, en 1981 estrena su obra sublime: "Possession".


Sam Neill da vida a Marc, un hombre que regresa de viaje para ser recibido por su perturbada y nerviosa mujer, Anna, interpretada por una magnifica y extrema Isabelle Adjani, que decide dejarlo sin darle ninguna explicación.


Marc entra en una terrible depresión y al borde de la locura decide contratar a un detective, para que investigue por qué o por quién su mujer lo dejó.


A partir de aquí, comienza un viaje de ida hacia la locura, la perversión, la violencia y el horror sin límite alguno, con escenas tan impactantes como la de un aborto en pleno metro.


Los efectos visuales de Carlo Rambaldi, quien ya había maravillado en "Alien", un Berlín pre caída del muro desolado y teñido de gris, la excelente actuación de Sam Neill, un actorazo injustamente subvalorado, y el mejor Andrzej Żuławski posible, hacen de "Possession" una experiencia cinematográfica única.

No hay comentarios:

Publicar un comentario