viernes, 22 de julio de 2011

Una típica familia americana

House of 1000 Corpses

Para mi primera nota decidí pedirle ayuda espiritual a Rob Zombie, quien llena mis oídos y ojos con su estética entre lo siniestro y lo gore.


Además, que sea director, tenga su propia banda y esté casado con Sheri Moon son las razones del por qué lo banco... o solo porque su nombre artístico lleva el apellido "Zombie".


Pero voy a dejar de alabar al humano para empezar a reseñar su primera película: "House of 1000 Corpses", una mezcla ganadora de gore e historias siniestras de terror.


La pregunta es ¿como llegar a esto sin hacer aparecer de repente un monstruo deformado atrás de la protagonista?


Fácil, el despliegue de personajes retorcidos es excelente y aunque todos son psicópatas, asesinos y sádicos, cada uno tiene su toque particular dejando solo una certeza a la hora de tratar con una victima, tarde o temprano morirá.


Entre los destacados están Baby Firefly, Otis B. Driftwood y el Capitan Spaulding, que aparece poco, pero no se queda atrás.


Otro punto a resaltar es la cantidad de efectos que despliega la película, como escenas en negativo o la utilización del Super 8 para darle a toda la película un ambiente siniestro.


La historia en si es simple: un típico grupo de adolescentes estadounidenses, que decide salir a conocer el país, se encuentran con una gasolinera y su "Paseo de los asesinos" atendida por el peculiar Captain Spaulding.


Luego del paseo, una de las futuras victimas quiere ir a visitar el árbol donde fue enterrado el Dr. Satan, pero camino al lugar sufren un desperfecto en una de las ruedas y, para su desgracia, un integrante de la familia Firefly tiene una grúa.


El resto de la historia se las dejo para que la descubran por ustedes mismos, ya que vale la pena gastar 88 min. del día en esta primera producción de Rob Zombie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario