miércoles, 28 de septiembre de 2011

Romance en la linea amarilla

True Romance

El cine de Quentin Tarantino, al igual que el de Tony Scott, navega el crimen y la venganza como temas principales, pero en "True Romance" el amor se lleva la historia, eso si, llena de violencia. 


Clarence festeja su cumpleaños viendo películas de Kun Fu en un cine casi vació, cuando es atropellado por Alabama, una mujer contratada por el jefe de Clerence para que se acueste con su empleado, pero luego de pasar la noche juntos, se dan cuenta de que se aman y, sin más preámbulos, se casan.


Perseguido por el espíritu de su amado Elvis, Clarence decide ir a matar al proxeneta de Alabama y de paso llevarse su ropa, pero se equivoca de valija y se lleva una llena de cocaína.


De aquí en más, la película se divide en tres historias: la de Clerence y Alabama intentando vender la cocaína a un productor de cine; la de los dueños de la droga buscándolos para matarlos; y, más tarde, la de la policía queriendo atrapar in fraganti al productor.


Sin dejar de lado la historia de amor, la película le da lugar a los diálogos geniales y a las secuencias de acción memorables, destacándose el tarantiniano clímax final, previo a un innecesario epílogo.­ ­ 


Quentin Tarantino vendió el guion de "True Romance" a Tony Scott para filmar "Reservoir Dogs", y así dejó dos grandes clásicos de la primera mitad de los 90 con su firma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario