lunes, 5 de septiembre de 2011

Entrevistas de la Bestia: Luchando por el terror

Adrián García Bogliano

Uno de los objetivos del blog fue realizar entrevistas a directores, tanto en el marco nacional como en el internacional.

El primero que nos vino a nuestra cabeza fue Adrián García Bogliano, uno de los directores más innovadores, prolíficos e interesantes del país. 

Nos gustaría saber si estas viviendo en México por razones laborales.

En parte si, también hay motivos personales, pero estoy viviendo acá porque desde que vine por primera vez me fascinó este país y su cultura, tienen una tradición cinematográfica de cine de horror que yo desconocía en buena medida y que me parece increíble.


Entonces, acá es mucho mas fácil hacerle entender a un productor lo que es hacer una película de terror, películas clásicas y éxitos recientes como “Km. 31” o “Hasta el viento tiene miedo” avalan al género en taquilla.

¿Abriste en Argentina una nueva camada de cine terror nacional gracias al estreno comercial de Sudor frío? 

Yo creo que es una película significativa,  no por sus logros o fallos en lo narrativo, sino porque fue una apuesta muy jugada por muchos motivos.


Creo que mucha gente la odió, pero también vi que mucha gente agradeció que no se pareciera mucho a nada, ni nacional ni extranjero, y yo estoy feliz de que sea una película que conserva todo nuestro espíritu, de todo lo que hicimos en el campo independiente, puede gustarte más o menos, pero creo que no traicionamos lo que veníamos haciendo.


Y, por otro lado, también creo que algunos fans del género a los que les decepcionó fue porque la película venia a llenar un vacío demasiado grande, ¿como llenas un vacío de cine de horror de cincuenta años?


Nosotros nos situamos en el cine teen - exploitaition - clase B con esa película, ¿se dan cuenta lo que son cincuenta años solo en esos subgéneros? es prácticamente el desarrollo de toda su historia.


Mientras estaba Roger Corman en Argentina no había nada (Emilio Vieyra, pero mucho menos masivo), durante el auge y caída de la Full Moon en Argentina no había nada, quizás a excepción de "Alguien te está mirando", a la que no le fue bien.

Si, es verdad, y ni siquiera a Emilio Vieyra se lo consideraba un cineasta serio, o importante. Es un género que quedó rezagado en el cine argentino, pero sin embargo cuando se estrena una película del género extranjera las salas se llenan. ¿Crees que hay prejuicio hacia el cine nacional y más precisamente al de género?

No creo que haya prejuicio, la performance que han tenido las películas de género han funcionado decentemente al menos, caso "Fase 7" o "Aballay, el hombre sin miedo". 


Creo que estaba esa idea de que la gente las iba a rechazar y por eso los productores no se animaban, pero creo que este año es histórico porque sirvió para demostrar que no es así. Ha sido una movida muy grande de gente, la verdad.


Si me preguntan, yo no hubiese querido tener ese peso encima, hubiese estado encantado de que alguien más allanara el camino, porque a "Sudor frío" le cayeron muchos palos por eso.


Por suerte, de a poco, el escenario cambió, creo que ayudo mucho que esta gestión del INCAA empezó a hacer cosas interesantes por un lado y que los independientes nos fogueamos mucho, ganamos experiencia en hacer películas y paralelamente ganamos experiencia en enfrentar a productores de la vieja escuela.


Para mi es importante mantener las dos líneas de producción, seguir metiéndonos en lo industrial todos y continuar con las películas independientes que nos siguen dando experiencia.


Es una mentira creer que ahora todos vamos a poder producir en la industria al ritmo que lo hicimos en el campo independiente, la producción industrial lleva mucho tiempo en general.


A nosotros "Penumbra", que es nuestra nueva película, nos llevó diez años desde que escribimos la primera versión del guion hasta hoy.
Así y todo, con 31 años ya realizaste 8 largometrajes, además de cortos y vídeos... ah y de tener una vida. ¿A que le atribuis tanta producción en tan poco tiempo, en un país donde la mayor parte de los directores se les hace muy difícil llevar un proyecto adelante? 

Yo creo que es bueno mirar a las generaciones de directores de los cuarenta, cincuenta o sesenta, no en el sentido de estar llorando por el pasado, sino porque había un sentido de lo que era ser director o guionista que creo que se perdió. 


Esa gente se lo tomaba como un trabajo de tiempo completo y estaba permanentemente filmando y escribiendo, filmando y escribiendo, si miras la obra de un director como Alfred Hitchcock es interminable, a mí me parece un ejemplo esclarecedor, porque el tipo llevaba treinta años de carrera dirigiendo películas cuando hizo "Psycho". 


Lo que pasó en medio es que la teoría de autor convenció a muchos de que los directores somos seres especiales que no necesitamos trabajar todos los días, que nuestra genialidad aparece de pronto y porque si, esa es la actitud estúpida y autosuficiente que hace que gran parte de los estudiantes de cine no vean películas. 


Yo creo que si querés ser director de cine podés filmar una película al año, hoy más que nunca, y podes escribir al menos dos o tres guiones al año, sin problemas, pero se necesita constancia, como en todo. 


Siempre me encantó una frase de Akira Kurosawa que decía que todos los asistentes que había tenido se quejaban de que no tenían tiempo de escribir su guion y el decía: "Si escribís tan solo una página por día, en un año tenes 365 páginas".


Osea, cuatro guiones, yo creo que es eso, luego a los directores les gana la megalomanía y se quedan abrazados a un guion por años esperando la financiación sin hacer nada más, algo que es desgastante y creo que terminas odiando la película. 


A mi me pasó con “Habitaciones para turistas", mi primera película, y nunca volvería a colgarme tanto con un solo proyecto, ningún proyecto vale cinco años completos de la vida de nadie... ninguno.

Israel Adrián Caetano dice que se toma el cine como un oficio, a partir de tener como mentores a gente como Leopoldo Torre Nilsson o Lucas Demare, y no como un arte que se basa en el talento propio y no en el trabajo. ¿Vos creés que las escuelas de cine ayudaron a que los estudiantes se crean directores de cine sin siquiera tener una película?

Totalmente, y a creer que la historia del cine no tiene nada que aportarles, me parece muy triste, porque hubo muchos grandes directores que fueron relativamente intuitivos y que fueron los que fundaron las bases del lenguaje, pero digo relativamente porque todos ellos no eran ignorantes que se miraban su propio ombligo, veían artes plásticas, artes escénicas, leían.


Los únicos que quizás no se hayan basado en nada, tal vez, hayan sido los que hicieron pintura rupestre, de ahí para acá la historia del arte tiene o debería tener un valor. 


Finalmente los que creen que no tienen que ver cine, terminan mamando inconscientemente de la publicidad, la televisión o cualquier otra cosa, yo creo que el proceso de creación tiene que hacer aflorar cosas de tu interior pero luego esas cosas hay que pasarlas por la lupa de lo consciente.

¿Creés que en las escuelas de cine enseñan efectivamente cine o solo la parte técnica? 


Yo creo que si, que se puede aprender mucho, yo fui a una escuela de cine y saque cosas muy positivas, di clases y lo disfrute. 


Creo que hay una apatía bastante grande por parte de los alumnos y un desinterés por conocer todo cuanto puedan, yo no puedo imaginar dedicarme a esto y no ver un mínimo de doscientas películas al año.

En "Sudor frío" hablaste de la historia argentina desde una película de terror, cuando hoy en día la mayor parte del género de terror se centra solo en la puesta en escena sin ningún "mensaje".


Meter algo de historia o referencias culturales, políticas o sociales, me parece que es clave, solo así funcionan las películas buenas de terror. 



Siempre hay algo potente de su cultura, aunque no esté tan explicito como en "Night of the Living Dead", a mi el tema de "Sudor frío" me inquietaba hace mucho tiempo, la idea de tus vecinos viejos que no sabés en verdad quienes son me parecía estremecedora

¿Cuales fueron tus principales influencias a la hora de escribir y dirigir?

Mis influencias fueron muchas, alguna gente lo ve como una cosa antipática y pedante, a nosotros nos encanta desde nuestros cortos poner un apartado que es "ayuda espiritual", que es de donde sacamos referencias. 



Para mí, es como la bibliografía que anexan en los libros, citar fuentes me parece lo más honesto y tiene que ver con ese proceso que es ir encontrando recursos y cosas que te gustan e ir incorporándolas, casi te diría que a tu organismo. 


Muchos directores lo hacen y no se preguntan siquiera de donde viene, dicen "acá va una pantalla dividida" y a mi me gusta preguntarme ¿de donde salió esa idea? no es que yo acabo de inventar la pantalla dividida, en algún lugar la vi y me pareció un recurso interesante, y así con todo.
Hablemos un poco de tus inicios. ¿Cuando decidiste que querías hacer cine y por qué elegiste el género de terror?

Siempre amé el género, pero supe que me quería dedicar a esto en la época en que mi hermano, Ramiro, estaba terminando de estudiar cine en la escuela de Cuba y me propuso que escribiéramos juntos su tesis.



Fue un trabajo increíble, pero lo que más me impacto fue, no voy a decir la oposición porque finalmente le dejaron hacer el corto, pero cierta presión y cierto disgusto por parte de los profesores y tutores de la tesis, que lo consideraban a Ramiro demasiado talentoso para hacer cosas de terror, les parecía que derrochaba su talento en un género menor.


El cierre de eso fue que las tesis las calificaba Costa Gavras y aunque el comité le dio la mayor calificación de su promoción, Gavras dijo lo mismo"lastima que desperdicie su talento en este género" y a mi me dio la sensación de que era una idea extendida en Latinoamérica, de que los latinoamericanos tenemos que hablar de otras cosas, que el terror es un genero menor que le pertenece a los gringos, cuando esta es una doble barbaridad.


Primero, porque nosotros como cineastas tenemos que ofrecerle tanta variedad a nuestro publico como sea posible, porque no hay que relegar espacios.


Y en segundo termino, esa burrada desconoce que los norteamericanos no hicieron más que apropiarse (y lo hicieron excelentemente bien) de una estética que lo alemanes fundaron.


Toda esa bronca me guió a querer hacer cine de terror, es un género que amo y que necesita que se luche por él.

Que buena historia, sos un rebelde, se podría decir. ¿Vos ves que hay un avance desde ese momento, tanto por parte del público como por parte de los profesores, donde consideraban que hacer terror no era hacer algo importante?

Yo creo que el público ha sido muy consecuente, que a "Sudor frío" le haya ido bien solo refuerza la teoría que nosotros defendimos por años en cada reunión con productores argentinos o españoles que tuvimos. 



Una comedia romántica puede funcionar bien o mal en taquilla, una película de terror SIEMPRE funciona, al menos decentemente. 


Puede ser que algunas no funcionen tan bien como se esperaba o que no sean un éxito proporcional a su campaña publicitaria, pero todas tienen su publico que es un buen punto de partida para una película argentina. 


El cine nacional no tiene un publico de base, el cine de terror si, y creo que la gente en la industria se ha ido poniendo al día de a poco. 


Igual, es preferible que no sea una moda a la que se suban todos en una onda oportunista, porque la gente se da cuenta cuando algo es falso.
Para ir cerrando y no sacarte mas tiempo. ¿Te gustan otros géneros cinematográficos como espectador?

Me encanta todo tipo de géneros, la verdad es que veo cantidad de comedias románticas, por ejemplo, yo no puedo entender la gente que se dedica a la crítica de cine y le tiene fobia al terror, te das cuenta en sus críticas, imbecilidades como "si a usted le gustan las películas de terror quizás esta película le guste" ¿que se supone que significa eso? 



Un crítico de cine tiene que tener una amplitud de criterios y saber reconocer si una película es buena o no, sea del género que sea. 


Yo, por ejemplo, no soy muy fan de las películas para niños (sobre todo de la era "Shrek" para acá) y sin embargo puedo ver una película como "Rango" y decir que es muy buena, tiene muchísimos valores en lo cinematográfico, excede el gusto, tiene que ver con la forma.

¿Te animarías a filmar películas de otros géneros?
 

Si que me animaría, pero me interesa seguir una línea, profundizar y aprender el oficio y el arte del terror, por eso prefiero quedarme en el género. 



No es una decisión cómoda, sino todo lo contrario, estoy seguro que uno puede hacer una o dos películas de cualquier género zafando, recurriendo a clichés, pero para tener una carrera dentro del género hay dos opciones: Repetirse hasta el cansancio o profundizar y buscar enfoques diferentes.

3 comentarios:

  1. preguntenle porque es tan mala sudor frio, es una pija.

    ResponderEliminar
  2. Buena entrevista, muy interesante para reflexionar sobre el estado de nuestro género hoy día en Latinoamérica.

    PD: me sobra la grosería del comentario anterior. Si no te gusta la película fundamenta tu posición. Emplear insultos o recurrir a ofensas solo te descalifica como usuario y comentarista.

    ResponderEliminar
  3. Excelente entrevista, me quede con ganas de saber un poco mas, pero esperaremos

    ResponderEliminar