miércoles, 15 de febrero de 2012

Knock Out nostálgico

Street Fighter 

A fines de los años 90 los videoclubes estallaban y alquilaba la misma película una y otra vez, si me gustaba.


Y ese era el caso de “Street Fighter”, las razones del por qué son obvias, pero las diré luego de contar de que va este peliculón.


El General Bison mantiene de rehenes a 63 personas en su fortaleza, pidiendo a cambio 20.000 millones de dólares para crear una legión de bio-soldados genéticos y dominar el mundo.


Pero el ejercito Naciones Aliadas, comandado por el Coronel Guile, irá tras él con la ayuda de un dúo de traficantes de armas de poca monta y de un trió de renegados en busca de venganza.


La historia, como han leído, no es gran cosa, ni tampoco lo son las actuaciones y mucho menos el guion, pero “Street Fighter” logra ser una gran película más allá de esas pequeñeces.


Con humor y muchas batallas cuerpo a cuerpo y a tiros, la película es un divertimento absoluto para aquellos que deseen ver justamente eso y no la verdad de la vida.


Jean-Claude Van Damme reafirma su titulo de héroe de acción, acompañado por un elenco de brillantes desconocidos, excepto la hermosa cantante Kylie Minogue.


Si tiene mucho que ver o no con el videojuego en el que se basa o si puntúa 3,4 en IMDB, me importa poco cuando una vez más me dio una hora y media de disfrute como antaño.

Mortal Kombat 

Hay dos formas de ver "Mortal Kombat": a sangre fría, donde la película, muy a mi pesar, sale perdiendo; o como lo hizo La Bestia, pensando en las horas y horas ocupadas, la cantidad de violencia inyectada y los moretones conseguidos por intentar las proezas de los personajes.


A los que consumieron la serie de videojuegos, no hay necesidad de contarles la sinopsis de la película, así que me voy a dirigir a quienes no la conozcan.


Cada generación se celebra el torneo Mortal Kombat, donde el hechicero Shang Tsung y sus guerreros, que están bajo el mando del emperador Dewl Outworld Shao Kang, deben derrotar a todos los protectores de la Tierra con el fin de ganar 10 torneos y fusionar su reino con la Tierra.


El Outworld, gracias al poder de Shang Tsung, lleva 9 victorias y solo le resta ganar una para lograr su cometido. 


Para detenerlos: Johnny Cage, un actor marcial; Sonya Blade, una agente de las fuerzas especiales estadounidenses; y Liu Kang, un ex monje shaolin huyendo de su destino, entraran bajo la protección del Dios de la luz Raiden al Mortal Kombat, para luchar contra Shang Tsung y sus guerreros, entre los que se encuentran Scorpion, Sub-Zero y el monstruoso Goro


Aunque viniendo de unos de los juegos que instauró la violencia y la sangre en los videojuegos, a su versión fílmica le falta mucho de eso, pero es una película muy disfrutable que al terminar dan ganas de agarrar el joystick y volver a pasar noches a pura piña.

No hay comentarios:

Publicar un comentario