lunes, 27 de febrero de 2012

Retratos de la agonía

La casa dalle finestre che ridono

Nadie con un poco de olfato cinéfilo puede resistirse a una película que se llama “La casa de las ventanas que ríen”.


Unas imágenes sugerentes y sangrientas, acompañadas por una voz de ultratumba que relata la agonía en clave de poema, son el inicio perfecto para sembrar el suspenso.


Pero todo comienza con la llegada de un joven restaurador de pinturas llamado Stefano a un abandonado pueblo de Italia, recomendado por su amigo Antonio.


La obra en cuestión es "El martirio de San Sebastián" pintado por Legnani, un oscuro pintor que gustaba de retratar la agonía humana.


Amenazas, la muerte de su amigo, un amorío con una joven, la casa donde se aloja y los extraños vecinos, convierten al pueblo en un verdadero infierno para Stefano.


Esta rara y para nada conocida obra en tonos ocres de Pupi Avati, es un fantástico ejercicio de terror, un género que gozaba de buena salud en la Italia de los 70.

No hay comentarios:

Publicar un comentario