lunes, 28 de mayo de 2012

Familia sangrante

La sangre brota

El final de una escena de sexo es el principio de una película, que transcurre en un día y nos cuenta la historia de una familia.


Arturo maneja un taxi y enseña Bridge junto a su mujer Irene, el hijo mayor de ambos pide dinero urgente desde Estados Unidos, donde se fugó 4 años atrás.


Leandro es el mas chico, pero ya no es un chico, vaga por la ciudad en compañía de un amigo, su novia o de una misteriosa chica que reparte volantes.


Tanto Arturo como Leandro quieren ayudar al primogénito, el primero desde su taxi, el segundo con los ahorros que su madre guarda en una caja y no quiere dárselos a su hijo en problemas.


La cámara sigue, espía y detalla a los personajes, nos hace sentir la paranoia y la angustia de una ciudad donde todo parece pender de un hilo a punto de quebrarse.

Esta es la segunda película de Pablo Fendrik, se estrenó un mes después que su opera prima, la también muy recomendable “El asaltante”, dejando así dos títulos imprescindibles del cine argentino contemporáneo.

1 comentario: