lunes, 14 de mayo de 2012

Nacido y criado

Made in Britain
Descansamos un rato de los zombies y fantasmas, para recomendar un telefilm sobre un joven skinhead inglés en 1982.


La película nos presenta a su protagonista, Trevor, en un juzgado siendo acusado, una vez más, de vandalismo.


Dentro del reformatorio, a este joven violento y xenófobo no le queda otra que tener de aliado a su compañero de cuarto negro.


Gracias a la negligencia de los asistentes del lugar, Trevor y su compañero saldrán cuando quieran para robar, drogarse, romper vidrieras y manejar por la ciudad.


Desde una mirada casi documental, el director Alan Clarke muestra la vida entre la libertad y el encierro de Trevor, sin tomar posición alguna.


Protagonizado por un debutante y sorprendente Tim Roth, este telefilm tiene merecido su estatus de culto, resultando aun hoy un gran retrato de la violencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario