lunes, 9 de julio de 2012

Balas de nieve

Il grande silenzio
El tiempo le dio a Sergio Corbucci su merecido segundo puesto como mejor director de spaghetti westerns, debajo de su creador y principal exponente, su tocayo Leone.


Al contrario de lo que muchos piensan, su obra maestra no es “Django”, que si es su película más conocida, sino “Il grande silenzio” de 1968.


Este es un spaghetti western diferente a los otros en varios aspectos, desde su pesimista guion hasta su gélida y brutal puesta en escena.


La historia es bastante normal: una viuda contrata al mercenario Silenzio para que vengue la muerte de su marido, asesinando al cazarrecompesas Tigrero.


Este último es interpretado por el genial y mítico Klaus Kinski, quien construye uno de los villanos más despiadados y sanguinarios de la historia del western.


“Il grande silenzio” fue una película muy violenta para la época y lo sigue siendo en la actualidad, ya que no requiere de ponerse en contexto para sorprenderse de su violencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario