viernes, 27 de julio de 2012

Santidad a punta de cañón

The Boondock Saints

Peliculón desconocido, o quizá opacado, del cine de tiros y antihéroes con escenas épicas y cargada de humor.


Los hermanos MacManus son dos irlandeses católicos residentes en Boston, que durante una noche como todas, en su bar predilecto, un trío de matones de la mafia Rusa entra a resolver cuentas con el dueño del lugar.


Lejos de dejarlo solo, los hermanos junto con otros clientes de diferentes nacionalidades echan a los matones bajo la ley de la pelea de bar.


Al otro día se despiertan con los mismos mafiosos en su casa listos para la venganza, la cual les sale mal y estos terminan muertos.


Luego de un interrogatorio con el excéntrico detective Paul Smecker, genialmente encarnado por Willem Dafoe, se resuelve que sus actos fueron en defensa propia, no obstante deciden dormir en la prisión hasta que la prensa se calme.


Durante esa noche, ambos hermanos tienen un sueño que los hace convertirse en la mano justiciera de Dios y comienzan su misión divina guiados por Rocco, perteneciente a la mafia italiana, mientras también empieza la persecución del detective Smecker por encontrar a estos nuevos justicieros.


Con ejecuciones de nivel bíblico, tiroteos brutales y situaciones violento/cómicas, "The Boondock Saints" se vuelve una opción excelente cuando el día pide balas y no un argumento consistente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario