jueves, 20 de septiembre de 2012

La colina de la muerte

Silent Hill

Con bases en el famoso juego, "Silent Hill" trae un cóctel de sonidos ambientales y una historia salida de las entrañas de un par de japoneses limados.


Los jóvenes Rose y Christopher Da Silva son padres de la niña adoptiva Sharon, quién fue abandonada de pequeña en la puerta de un orfanato.


Durante mucho tiempo la niña tuvo preocupados a Rose y Christopher, ya que mientras dormía comenzaba a gritar cosas sobre un lugar llamado Silent Hill, el cual luego de un catastrófico incendio quedó clausurado e inhabitable por la toxicidad del aire.


Cuando esta situación se agrava, Rose, sin avisarle a Christophe, sale al pueblo fantasma con la niña en busca de respuestas.


Y en su forzada estadía en Silent Hill, Rose vagará entre ceniza, monstruos macabros y cuerpos mutilados de un pueblo que de noche se vuelve rojo fuego.


Esta es otra de esas películas golpeadas por la crítica que La Bestia decide traer a flote, aunque no sin su propia critica.


Ya que, si bien la producción cierra bien por muchos lados, deja disconforme a la hora de plantear un mundo macabro que varía entre el rojo oxido y el gris ceniza, haciendo abuso de CGI en la puesta en escena quitándole mucho del impacto que se pudo haber conseguido con decorados artesanales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario