viernes, 8 de marzo de 2013

La venganza se sirve rápido

The Quick and the Dead

Con el estreno de la rebosada en CGI "Oz the Great and Powerful", La Bestia trae al recuerdo la primera y, hasta la fecha, última visita del director Sam Raimi al western.


Mezclando el género ya mencionado con algo de su mítica mano para el gore, "The Quick and the Dead" es de los mejores relatos del viejo oeste que tuvieron los años 90.


La historia transcurre, como debe ser, en un pueblito del lejano oeste donde se celebrará un importante torneo de pistolas sponsoreado por el antiguo bandido y hoy dueño del pueblo Herod, contando así con una gran suma de dinero como premio para el único sobreviviente.


Entre los 16 participantes se encuentran individuos de todo tipo, desde un indio que asegura no morir por una sola bala, hasta un reverendo retirado por decisión propia y devuelto al mundo de la pólvora por decisión de Herod.


Pero el personaje menos convencional de este evento es la hermosa Ellen, quien es la protagonista y de la cual la historia irá dejando conocer sus razones para entrar a un torneo de este tipo, conforme pasen los duelos y las peleas de bar.


Contando con una buena cantidad de presupuesto en balas de fogueo, ropa de la época y efectos, no quedan dudas que todo el resto fue destinado a copar la película de grandes figuras como las de Sharon Stone, Gene Hackman, Russell Crowe y Leonardo DiCaprio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario