lunes, 15 de abril de 2013

Terrorismo cinéfilo

Cecil B. Demented

John Waters siempre se caracterizó por el humor negrísimo y si bien sus primeras películas eran más extremas, nunca abandonó las duras y divertidas críticas hacia la sociedad americana.  

La familia y la sexualidad fueron sus grandes obsesiones, pero en “Cecil B. Demented” carga todo su arsenal hacia Hollywood.


Melanie Griffith interpreta a Honey Whitlock, una estrella de cine que llega a Baltimore para presentar su nueva comedia, pero termina siendo secuestrada por una banda de cineastas ultra-independientes.


Liderada por Cecil B. Demented, la banda se comporta más bien como una secta que no teme morir por el cine que aman.


Todos sus integrantes son personajes carismáticos y singulares, interpretados por jóvenes promesas que ya son realidades como Stephen Dorff, Maggie Gyllenhaal y el gran Michael Shannon.


En su mundo, cineastas como Samuel Fuller, Sam Peckinpah y David Lynch son ídolos, y los films como “Forrest Gump” y “Patch Adams” son los enemigos a eliminar.


Actores, guionistas, productores, técnicos y hasta el público se llevan sus chistes críticos, que hacen de “Cecil B. Demented” una desequilibrada y maravillosa comedia negra sobre cine desde el cine.

No hay comentarios:

Publicar un comentario