jueves, 9 de mayo de 2013

Engendrado en las llamas

Spawn

Para dejarlo claro desde un comienzo, con una verdadera revisión critica "Spawn" no es para nada una película recomendable.


Pero en este rincón de Internet, no toda recomendación se hace por la excelencia, sino también por el recuerdo.


Año 1997, con muy poca edad prendía la televisión a la noche y era posible encontrar que en uno de los canales de aire estuviesen pasando este titulo.


Uno lo veía y sabia que el villano principal estaba echo con unos efectos horribles, mas cerca de dar gracia que de generar respeto, pero por otro lado se encontraba el "héroe" con una armadura endemoniada, cadenas, calaveras y una capa roja, que hasta ahora sigue imponiendo respeto.


Y eso lograba que la película tenga acción, buenos efectos (variables, pero los buenos eran muy buenos), y una historia, que aunque de forma poco satisfactoria, cerraba.


El soldado y asesino profesional Al Simmons trabaja para Jason Wynn, cabeza de una organización gubernamental encubierta para "eliminar la basura", y decide dejar el trabajo por amor a su esposa, pero antes hace una última misión donde es traicionado y quemado vivo.


En el infierno, un demonio mayor llamado Malebolgia le ofrece volver a ver a su esposa, a cambio de que sea el general de su ejercito de demonios.


Al Simmons acepta y luego de 5 años vuelve a la tierra sin recuerdo de nada, pero con todo su cuerpo quemado y un sangano demoníaco que se esta gestando en su interior, que lejos de matarlo le otorga a Spawn nuevos poderes, entre ellos una armadura que será su nueva piel.


Cuando regresa es visitado por Violator, un payaso enano completamente grotesco, que le recuerda que debe cumplir su trato con Malebogia si no quiere volver a morir y también ver morir a su esposa.


Otro punto a resaltar es su buen soundtrack, que mezcla bandas electrónicas de la época como The Prodigy con figuras de música pesada  como Kirk Hemmett de Metallica y Tom Morello de Rage Against the Machine, y bandas legendarias como Slayer y Korn.

No hay comentarios:

Publicar un comentario