lunes, 10 de junio de 2013

A la deriva

Lifeboat

La Segunda Guerra Mundial trajo consigo, además del peor genocidio de la historia, muchas películas de propaganda.


Y también tiene el merito de ser la única guerra donde los americanos estuvieron del lado más políticamente correcto y no matando vietnamitas o iraníes.


Logrando que todos puedan ver las películas de aquella época con menos incomodidad de la que provoca ver, por ejemplo, el bombardeo de “Apocalypse Now” con Ride of the Valkyries.


Alfred Hitchcock hacía 4 años que trabajaba en Estados Unidos, y en 1944 se encargó de dirigir una película donde los malos son los nazis y los buenos son (principalmente) los americanos.


Pero como era habitual en él, se tomó el reto de filmar una película entera en un bote con unos pocos sobrevivientes de un naufragio.


Una periodista, un marino, un camarero, una enfermera, un ingeniero, un empresario, una inglesa, un tripulante y un nazi son los protagonistas de “Lifeboat”, un film crudo y sin concesiones.


Pasaron 69 años de su estreno y la película no perdió nada de su fuerza, gracias a las grandes actuaciones, los excelentes diálogos y una puesta en escena brillante.


No debe ser fácil mantener el suspenso poco más de una hora y media en un pequeño bote, pero para el Sir Alfred Hitchcock nada era imposible y lo demostraba saliendo triunfante de cada uno de sus desafíos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario