lunes, 24 de febrero de 2014

Algo huele podrido en Dinamarca

Pusher

Nicolas Winding Refn es amado y odiado por partes iguales, pero la mayoría de ambas partes lo juzgan solo por su etapa americana y británica.


Desconociendo no solo a sus películas danesas, sino también que Refn no siempre fue un esteta y que comenzó su filmografía con la cámara al hombro.


Ya que la estética de "Pusher" es callejera y desprolija, como lo es la vida de un vendedor de drogas endeudado con la gente equivocada.


Frank es el dealer en cuestión y su deuda es con Milo, un mafioso full time y cocinero aficionado con empleados que rompen rotulas, si es necesario.


"Pusher" cuenta el día a día, a lo largo de una semana, de como la vida de Frank se torna cada vez mas violenta y vertiginosa.


Vale mencionar el pequeño rol del hoy famoso Mads Mikkelsen, quien debuta en un largometraje al igual que el director y Zlatko Buric.


Este último protagonizó la segunda secuela de "Pusher", luego de que Mads Mikkelsen haga lo propio en la primera secuela.


Ambas, muy buenas películas que le sirvieron a Nicolas Winding Refn para salir de la bancarrota que le dejó "Fear X".

No hay comentarios:

Publicar un comentario