lunes, 2 de junio de 2014

El futuro llegó hace rato

La sonámbula, recuerdos del futuro

En 1998 comenzaba una renovación del cine argentino a partir de “Pizza, birra, faso”, pero ese mismo año se estrenó una rara avis en el cine argentino con salida comercial.


“La sonámbula, recuerdos del futuro” es una película de ciencia ficción escrita a 6 manos por Fernando Spiner, Ricardo Piglia y Fabián Bielinsky.


En un distópico bicentenario argentino, mucha gente perdió la memoria y ganó manchas en su cuerpo gracias a un accidente químico, pero con la ayuda comandada por el Dr. Gazzar intentan recuperar sus vidas.


Un día llega una chica que no duerme y cuyos recuerdos no solo son capturados nítidos, sino también retratan momentos que aun no sucedieron.


En uno de esos recuerdos aparece Gauna, el hombre más buscado por la fuerza del país, y por eso deciden soltar a la chica para que, con la ayuda del agente Ariel Kluge, los lleve hacia él.


Una historia con notable influencia de Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges, pero también del peronismo.


Todo esto es llevado a la pantalla con una inusual y hermosa puesta en escena dirigida por Fernando Spiner, mezclando el expresionismo alemán de los años 20 con las road movies de los años 70.


“La sonámbula, recuerdos del futuro” está protagoniza por Sofía Viruboff y por Eusebio Poncela, además de Lorenzo Quinteros y Patricio Contreras.


Pero no se pueden dejar de mencionar las brillantes participaciones especiales de Norman Briski y de Alejandro Urdapilleta.


Con un gran uso de los colores y de la falta de ellos, “La sonámbula, recuerdos del futuro” sigue siendo un extraño, arriesgado y fabuloso film dentro de la cinematografía argentina. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario