viernes, 31 de octubre de 2014

El espíritu del metal

Trick or Treat

La celebración de Halloween durante la historia del cine, principalmente de terror, ha sido el contexto ideal para que se desarrollen tramas de asesinos, fantasmas y brujas. 


Otro elemento del que también se nutrió, en menor medida, fue el metal, en parte por la paranoia mediática que se generó en torno a la mística que se daba sobre el escenario y la vida de los artistas. 


Eddie es el típico adolescente metalero y marginal que su cuarto está tapado de vinillos y posters de las bandas más icónicas del género, pero uno de entre todos los artistas resalta: el controversial Sammi Curr, quien con sus discos y letras induce a la juventud al clásico sexo, drogas y rock and roll.


El polémico compositor muere repentinamente en un incendio y, devastado por la noticia, Eddie va a visitar a un amigo suyo en la cadena de radio local (Genne Simmons) y este le regala la copia original del último e inédito vinillo de Sammi Curr, que dejó dicho que se pase expresamente en la medianoche de Halloween.


Eddie escucha en su casa la obra póstuma y descubre que el oscuro espíritu de su ídolo reside en la cinta maldita.


La película se estrenó en 1986, un par de años después de que artistas como Dee Snyder sean llamados a declarar debido a profesar la música del Satanás.


"Trick or Treat" está llena de guiños al tema, como el vinillo reproducido al revés o el legendario Ozzy Osbourne interpretando a un cura en contra del rock y la pornografía. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario