jueves, 11 de diciembre de 2014

El fragmentado perfecto

The Killing

La tercera película del icónico director Stanley Kubrick en su momento fue bastardeada, pero, como suele pasar con muchas grandes obras, el tiempo la reivindicó.


Haciendo uso de una extrema fragmentación, "The Killing" cuenta la realización de un atraco perfecto desde las perspectivas de los asaltantes. 


Aunque para el espectador más moderno este tipo de recurso se volvió natural, en ese momento el recurso narrativo no era convencional y Kubrick tuvo que recurrir a una voz en off para que los saltos temporales sean comprensibles.


Johnny Clay es un veterano criminal recientemente liberado de la prisión y decidido a dejar el negocio del crimen para vivir una vida perfecta con su novia, pero para eso necesita suficiente dinero.


Así es como él y un abanico de personajes, desde corruptos hasta patéticos, unen sus habilidades e informaciones para realizar el robo perfecto a un hipódromo.


Quentin Tarantino dijo que "The Killing" fue una fuerte influencia para su opera prima y no es algo difícil de comprobar, ya que también "Reservoir Dogs" presenta a sus personajes desde su punto de vista a medida que avanza el metraje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario