miércoles, 24 de diciembre de 2014

Navidades bestiales II

Dead End 

Producción de bajo presupuesto y de origen francés, co-dirigida por Jean-Baptiste Andrea y Fabrice Canepa.


Aunque no es exactamente navideña, hace buen uso de la particular fecha y algunas de las cosas relacionadas a la festividad.


La historia transcurre en una carretera, cuando la familia Harrintong se dirige a la cena de navidad y en el trayecto, Frank, el padre, decide tomar un atajo.


En la nueva carretera se encuentran con una mujer de blanco con un bebé en brazos y paran a ayudarla, pero Brad, el novio de Marion Harrintong, desaparece y aparece más tarde, en la parte de atrás de un coche negro gritando por ayuda.


La paranoia se apodera de la familia, que es amenazada por la dama de blanco, el auto negro y una ruta que parece nunca acabar.


Para contrarrestar el exceso de dulzura navideña por tanta película referente a la fecha, "Dead End" deja la lengua con el regusto de la sangre más que con el de la esperanza.

Rare Exports

"Rare Exports" es una especie de precuela y versión extendida del corto "Rare Exports Inc.", el cual se recomienda ver después del largo.


Unos científicos americanos en un pueblo de Finlandia descubren la verdad detrás de Santa Claus, algo que pronto también descubrirán los habitantes del pueblo.


Pero antes descubrirán muertos a los renos que le darían trabajo durante el año y, también, comenzarán a desaparecer los niños del pueblo.


Centrándose en un padre viudo y su hijo, "Rare Exports" es un cuento navideño teñido de sangre y humor negro que, aunque tenga su cuota sentimental, nunca llega a ser dramática.


Sin referencias claras, quizás excepto por “The Thing” en más de un pasaje, la película ofrece una vuelta de tuerca navideña desde la tierra original de Santa Claus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario