viernes, 15 de enero de 2016

Lápidas de celuloide

Aunque parezca que Lemmy Kilmister y David Bowie eran el agua y el aceite, la verdad es que tuvieron mucho en común y no solo por sus últimos días. 


Ambos eran estrellas de rock muy influyentes e icónicos, ambos eran británicos (aunque Lemmy fue el inglés más yanqui de la historia) y ambos hicieron cine.


Claro que Bowie trabajó mayormente en producciones de Hollywood y Lemmy trabajó principalmente en pequeñas producciones independientes, con la excepción (hasta ahí) de "Airheads".


La Bestia deicidió despedir a estos grandes músicos recordando dos buenas películas en las que participaron.

The Hunger

La opera prima de Tony Scott es la película anglosajona más cercana a clásicos como "Les lèvres rouges" y "Fascination".


Por su tono, sus tiempos y su historia bien podría tratarse de una pelicula de Jean Rollin, echo que hace pensar si la elección de Catherine Deneuve haya sido un guiño al país del cine vampiríco y lésbico por excelencia.


La actríz francesa y Susan Sarandon son las verdaderas protagonistas del film, pero la participación de David Bowie es tan clave como brillante.


Un vampiro está envejeciendo rapidamente y su expectativa de vida es de una semana, por ello su mujer y él mismo se acercan a una doctora que investiga a la vejez como si fuese una enfermedad.


Con esta gran premisa se desarrolla una surrealista, estilizada, erótica y gótica historia sobre el amor, la mortalidad y los miedos.


"Bela Lugosi is dead... undead" reza la canción de Bauhaus que abre "The Hunger" y es imposible no asociarla con David Bowie, quien está muerto... ¿no-muerto?

Tromeo and Juliet

"Tromeo and Juliet" tiene valor por si misma, por ser una película ícono de la productora Troma y por el debut como guionista que significó para James Gunn.


Pero lo que nos trae a recordarla es que la voz que narra esta actualización moderna, punk y sexual del clásico de William Shakespeare, es la del recientemente muerto Ian Fraser "Lemmy" Kilmister, quien no necesita presentación de ningun tipo.


La historia, como ya dijimos, es una actualización "Tromatica" del clásico, donde las dos familias enemistadas eran viejas socias de una productora de peliculas XXX.


En una fiesta realizada por los Capulet, el enamoradizo Tromeo Quo y su primo deciden ir con el objetivo de hacer quilombo a sus enemigos declarados.


Allí es donde sucede lo que tiene que suceder y la lesbiana Juliet, quien duda de su sexualidad, cruza palabras con Tromeo.


Antes y después de este acontecimento, la película es un derroche de gore, sangre, sexo incestuoso y un soundtrack lleno de Motörhead.

No hay comentarios:

Publicar un comentario